18 de enero de 2017

Reseña #74 | Los límites de su consentimiento | Yolanda León


<<En el fondo de su alma, Isabel estaba segura de que, de existir el diablo, este se vería como un hombre. Como ese hombre: una figura peligrosa e inquietante. La del despiadado jinete del Apocalipsis que se había aparecido a caballo en la misma entrada de su casa.>>


Junio de 1707. Xátiva ha pagado cara su lealtad al archiduque Carlos de Austria y arde hasta los cimientos. Cerca de allí, un escalofrío sacude a la joven Isabel de Corverán mientras contempla la inmensa columna de humo en el horizonte. Desde la muerte de su padre ha tratado de mantener sus tierras y a cuantos viven en ellas a salvo de la cruel guerra que los rodea, pero… ¿qué puede hacer una dama indefensa cuando el más temido de los oficiales borbónicos y sus hombres deciden ocupar su casa? ¿De qué le pueden servir sus modales y su esmerada educación ante un demonio tan despiadado como seductor que no solo exigirá su hospitalidad, sino su entrega total en cuerpo y alma?

Isabel de Corverán, señora de las tierras de Corberá, es una mujer con carácter dispuesta a todo para proteger a su gente de los invasores. Y en cuanto descubrí que el coronel Armand no se andaba con tonterías, supe que tenía que leer esta novela. Porque estoy un poco cansada de todos esos caballeros de siglos pasados que siempre respetan la moralidad actual. Desde un principio, el coronel francés es comparado con el mísmismo diablo, una y otra vez. Al igual que Isabel, él es un hombre dispuesto a todo...

Pues bien. Después de que la boca se me hiciera agua por la expectación, ¿qué me encuentro? Un invasor tan sanguinario que le propone a la más rica del lugar lo siguiente: Si consientes que te viole, le perdonaré la vida a todos tus súbditos y nadie más sufrirá durante nuestra estancia en tu castillo. Pues no me parece creíble el por qué le propone semejante trato. Se supone que le apodan el Carnicero por algo, digo yo. Pero sólo se comporta como un capullo con Isabel, porque le divierte. Y porque, desde un principio, da la impresión de que Armand sólo es un hombre atormentado por el pasado, otro caballero malvado por culpa de una mala mala experiencia. De modo que nunca llega a cumplir sus peores amenazas e incluso comparte momentos de complicidad con Isabel, la mujer a la que se supone que está violando.

Y eso es todo. Porque la pobre e inocente Isabel disfruta como nunca y pierde el control de su propio cuerpo durante la primera noche (como lo oyes). Es decir, que sólo siente odio hacia el coronel cuando éste da muestras de ser un hombre sin corazón. Bueno, por eso y porque, de vez en cuando, se le ocurren pequeñas humillaciones públicas ligeramente retorcidas... que básicamente consisten en evidenciar frente a los demás que son amantes. Y lo mejor de todo es que todo el mundo menosprecia a la mujer que ha vendido su cuerpo para salvarles el pellejo. (Qué época tan maravillosa.)

En definitiva, que Isabel siente muchísimo placer gracias a la ¿violencia? del coronel, pero aún así le odia. Aunque, en realidad, sólo se odia a sí misma por sentir tanto placer. (Qué cosas.) Es un "te odio, pero se me olvida cuando me tocas" constante. De modo que Isabel se comporta como una niña pequeña en más de una ocasión. O mejor dicho, la novela no parece escrita por una mujer adulta. Por otro lado, el coronel no es mucho mejor. La novela se convierte en un topicazo cuando Armand adopta la típica postura de "no, si yo te trato mal porque, en el fondo, es lo que te gusta". Sin embargo, a este cabrón le falta un poco del salvajismo masculino, por llamarlo de alguna manera. O por decirlo pronto y mal: este falso dominante no me pone nerviosa.

Por lo demás, los personajes secundarios son tan irrelevantes que apenas tiene sentido hablar de ellos. Isabel está sola en el mundo porque sus padres murieron y no tiene más familia cerca que su aya Josefa. Además, los protagonistas apenas salen de su nidito de amor porque, básicamente, es una novela de cama y poco más.


Durante las primeras líneas, su lectura me produjo cierta sensación de lentitud. No sabría describir con exactitud por qué, ya que su prosa es bastante correcta en todo momento. Pero al principio me daba la impresión de que la estructura de algunas frases no estaba del todo bien. No obstante, con el paso de las páginas, su prosa se vuelve mucho más fluida y amena. La historia está narrada en tercera persona, pero está tan centrada en Isabel que no se notaría la diferencia si hubiera empleado la primera persona.

Por lo demás, todo sucede en apenas siete noches con sus siete días, de modo que la autora divide los 50 capítulos que dura esta novela (sin contar el prólogo y el epílogo) en siete grandes bloques o siete noches. Un detalle que me desconcierta ya que, por ejemplo, la madrugada de la segunda noche aparece en el bloque de la tercera noche. Por cierto, los capítulos también son muy cortitos y se leen en lo que dura en suspiro. De modo que es una lectura bastante ligera, aunque a ratos se haga un poco pesada.

Por último, no puedo finalizar este apartado sin mencionar la frase que más me ha desconcertado de toda la novela. Cito textualmente: un correo acaba de llegar con esta carta. ¿Seriously?


Lo primero y ante todo, una pequeña advertencia por si la sinopsis y el título no lo dejaban ya suficientemente claro, que parece ser que no. La novela comienza cuando Isabel consiente ser violada por el enemigo a cambio de que su pueblo no sufra daño alguno. En mi caso, sabía de antemano lo que iba a encontrarme, pero es una novela histórica y, como tal, me parecía bastante creíble e incluso aceptable. Sin embargo, creo que la autora se ha precipitado. Isabel busca demasiado pronto las atenciones del coronel. No sé, vale que medio disfrute en contra de su voluntad porque el coronel sabe cómo estimular su cuerpo, pero ¿que ella misma provoque al coronel la tercera noche sólo porque él ha sido amable después de violarla? (-¿En serio? -Sí.) Como diría Armand, lo único que odias es que te guste tanto. Y ya está, ésa es la única chispa de toda la novela.

La verdad, me esperaba más tensión sexual no resuelta, pero Isabel está de rodillas la primera noche y sólo es capaz de odiar al coronel cuando no la está tocando. Así que no me ha convencido, me esperaba una relación de amor/odio mucho más visceral. Más arriesgada. Básicamente, me ha parecido una novela del montón porque apenas explora los límites de su consentimiento y se limita a describir un montón de sexo ¿violento? (En serio, tampoco es para tanto.) Sí, la agarra con tanta fuerza que le deja marcas en la piel y la zarandea de un lado para otro porque tiene que parecer enfadado. Pero tampoco le echa demasiada imaginación a la hora de torturarla.

Dicho sea con total sinceridad, no he encontrado por ninguna parte todo el morbo que prometía y el erotismo es tan repetitivo que llega a cansar. En definitiva, no es en absoluto la novela más escandalosa del año, aunque a muchas se lo vaya a parecer. Sin embargo, servidora está curada de espanto. De modo que, al final, sólo me ha parecido una novela erótica rosa de manual sobre dos fantasías femeninas. En primer lugar, la principal protagonista de esta novela es la fantasía de una violación consentida (obviamente). Una fantasía polémica y poco frecuente, pero no por ello inexistente. En segundo lugar, también se deja entrever la clásica fantasía del dominante dominado. (Mira, no te entiendo, chica. ¿Para qué cambias a un hombre que te gusta tanto precisamente por cómo es?)

En cuanto a su desenlace -sin entrar en detalles- creo que no podría tener un final más acertado. A su favor, diré que Armand no cambia ni un ápice, cosa que me ha sorprendido. Aunque todavía estoy decidiendo si para bien o para mal. De todas formas, no me ha parecido una mala novela. Simplemente, no es para mí. Demasiado... pueril para mi gusto.


Sinceramente, aunque por mis palabras no lo haya parecido, me gusta cómo escribe esta autora y estoy casi convencida de que escribirá novelas de bastante éxito dentro del género romántico. Si no me equivoco, ésta ha sido su primera novela. Y como primera novela, las cosas como son, me ha parecido un inicio prometedor. En mi opinión, Yolanda León ha demostrado talento suficiente para llegar a superarse a sí misma. Y espero de todo corazón que, la próxima vez, consiga escandalizarme de verdad de la buena. Sé más atrevida, o no lo seas. Pero no lo intentes.



La verdad es que no puedo quejarme del trabajo realizado por la editorial Phoebe. La cubierta es sutilmente erótica una vez descubres la importancia de esa copa de vino, así que me ha encantado. Por cierto, el servicio de compra de su página web me ha parecido muy bueno. Se han molestado en enviarme un email con la confirmación de cada movimiento que realizaba y, además, el libro me ha llegado en un par de días. De modo que sólo se me ocurre una pequeña crítica y es que las frases en francés no hayan sido traducidas. Lo entendería si Isabel no hablase francés y la autora quisiera ponernos en su lugar, pero es que ella domina el idioma. Aunque para ser justos, son más bien poquitas y -más o menos- se entienden todas por el contexto. Ah, y otro pequeño apunte sobre la edición. En un par de páginas, se nota un poco que la tinta de la impresora estaba bajo mínimos. Por lo demás, todo perfecto.


Nota: uno y medio de cinco

4 comentarios:

  1. ¡Hola!
    No conocía este libro, pero no voy a leerlo. En primer lugar, porque no leo novelas eróticas; pero, además, porque no me ha gustado esa temática acerca de la violación que, encima, me ha parecido un sin sentido. Si ese hombre es un tirano, no necesitaría pedírselo, no se si me explico.
    Es una historia que estoy segura que no me gustará, así que lo dejo correr.
    Gracias por la reseña, ¡muy completa!
    ¡Nos leemos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, cuando digo que no me parece creíble me refiero precisamente a eso. Es un tirano y le pide permiso por una razón que resulta casi irrisoria. En general, el desarrollo de la historia, me ha parecido bastante infantil. Gracias por el comentario :)

      Eliminar
  2. hola!!!

    Me he encontrado una de cal y otra de arena...osea...una que la puso por las nubes, y ahora la tuya.....y yo la tengo jejejeje....es un género que me gusta, pero que he tenido abandonado por encontrarme siempre lo mismo desde el boom de el sr.Grey....ahora estoy con Jane Eyre...este no tardaré en probarlo jejejeje

    Pues si, soy nueva por aquí, y te sigo...veo que tenemos gustillos en común :)

    Te veo de vuelta por el nuestro? :)

    Otro Romance Más

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, yo me lo compré porque me llamaba el argumento y había leído reseñas buenísimas. Pero me ha parecido uno más e incluso me ha costado terminarlo. Cuando lo leas, ya nos contarás que te ha parecido, espero que te guste. Te sigo, un saludo :)

      Eliminar

Espero que el contenido de esta entrada te haya parecido interesante. Por favor, sé respetuos@ con los demás lectores y no hagas spoilers de ningún libro. Recuerda que los comentarios no son un tablón publicitario. Gracias.