24 de febrero de 2017

Reseña #90 | El nido | Kenneth Oppel


<<-Hemos venido a ayudar, y aquí estaremos hasta que nuestra labor esté terminada.
-¿Vais a arreglar al bebé? -dije, tanteando el terreno. Quería asegurarme de haberlo entendido bien la primera vez.
-Exactamente. Eso es lo que hemos venido a hacer.">>



Steven es un chico normal. Un chico normal que tiene pesadillas. Pero una noche, después de haber sido picado por una avispa, sueña con unos ángeles que desean ayudar a su familia. Su hermano pequeño ha nacido con una enfermedad congénita y los ángeles que se le aparecen en sueños le prometen que pueden curar el ADN de su hermano. A cambio, sólo tiene que decir .

Hasta cierto punto, las primeras páginas me recordaron ligeramente a Un monstruo viene a verme. Sólo que en esta ocasión, el niño que atraviesa un momento familiar bastante delicado no recibe la visita de un monstruo, sino de unos supuestos ángeles (que en realidad, son monstruos también). Y en vez de contarle historias, le prometen una cura para la enfermedad de su hermano.

 
La verdad es que no profundiza demasiado en ningún personaje, aparte de Steven. Sin embargo, creo que todos quedan bastante definidos, porque son personas como tú y como yo que no necesitan grandes descripciones para que su comportamiento nos resulte familiar. Los principales protagonistas, obviamente, son Steven y su familia: sus padres, su hermana pequeña Nicole y el bebé que ha nacido con una enfermedad congénita. Y dadas las circunstancias, Steven no está atravesando una infancia muy alegre precisamente. Aunque antes del nacimiento del bebé, ya era un niño con bastantes problemas. Desde las primeras páginas, Steven se presenta como un niño con unos niveles de ansiedad alarmantes que incluso realiza los rituales de una persona obsesivo-compulsiva. En mi caso, me ha resultado muy fácil empatizar con él e incluso sentirme un poco identificada.

En cuanto a los personajes secundarios, están solo de paso pero son muy necesarios para situar mejor al niño en un contexto de ansiedad. En primer lugar, la niñera Vanessa es la persona que le enseña casi todo lo que sabe sobre las avispas, la persona que -sin darse cuenta- alimenta su miedo hacia los ángeles. Por otro lado, la inesperada presencia de Brown evidencia los problemas emocionales y psicológicos de Steven. De los demás personajes prefiero no hablar para no adelantaros ningún acontecimiento importante. Solo diré, que su hermana Nicole habla con el señor Nadie a través de un teléfono de juguete. Hasta aquí puedo leer para que os hagáis una idea de lo que vais a encontraros en el interior de esta novela.


La prosa es muy sencilla. El autor se pone en la piel de un niño de la edad de Steven y escribe en primera persona la historia. De modo que se trata de una lectura bastante amena con un lenguaje nada complicado. Además, el ritmo es bastante ágil porque, en todo momento, están sucediendo cosas importantes. De modo que el nivel de intriga va en aumento a medida que la historia avanza. Me lo he devorado en apenas unas horas.



¿Nunca os ha pasado que no sabéis cómo valorar una novela? A mí sí. Ahora mismo. El Nido es una de tantas novelas metafóricas que están llegando últimamente a las librerías (y yo que me alegro profundamente de ello). Es una historia extraña, cargada de significado. Justo lo que buscaba. Sin embargo, tengo la sensación de que no ha desarrollado la historia tanto como me esperaba. Quiero decir: a mitad de novela, las conversaciones se vuelven muy repetitivas y la historia parece que no avanza.

No obstante, me ha mantenido intrigada de principio a fin. Como bien dice en la solapa, se trata de una novela de suspense psicológico. Pensaba que, en tan pocas páginas, no le daría tiempo a profundizar en nada, pero ha resultado ser una historia muy compleja. ¿Hasta qué punto los sueños son reales? ¿Qué desean las avispas en realidad? ¿Quién es el señor Nadie? A medida que avanzaba en mi lectura, las preguntas se iban multiplicando. Y al final, creo que resuelve todos los interrogantes de una forma bastante aceptable.

Por último, me he pasado toda la novela intentando descifrar el mensaje oculto que pretendía transmitir al lector. Pero me parece que este cuento no tiene solo una moraleja. Creo que es una novela con muchísimas lecturas, dependiendo de las manos en las que caiga. En primer lugar, nos habla de nuestra lucha interna contra nuestros peores temores, esos monstruos que no viven debajo de nuestra cama sino en nuestra cabeza. Pero también nos da una lección sobre la normalidad y mira hacia el futuro con optimismo. Y más importante aún, le resta importancia a la búsqueda de la perfección. En mi opinión, el mensaje más potente de esta novela es el tema de la aceptación. Tanto de nuestros propios defectos como de los ajenos.



No conocía de nada a Kenneth Oppel, a pesar de que ya han publicado dos novelas suyas en español (tres, si contamos El Nido). Sin embargo, me gustaría darle otra oportunidad pronto, porque me gusta bastante su prosa y ha demostrado imaginación suficiente para atraparme con la siguiente historia.

Por otro lado, el nombre del ilustrador me sonaba muchísimo, así que busqué otras obras suyas y resulta que Jon Klassen es el autor e ilustrador de Yo quiero mi libro, un libro infantil que me encantó y cuya reseña podéis leer haciendo clic en el título.



 
La edición me ha parecido maravillosa en todos los sentidos. Los autores y la editorial han cuidado hasta el más mínimo detalle, tanto por fuera como por dentro. De verdad, este libro es una verdadera preciosidad. En cuanto a las ilustraciones de Jon Klassen, me han parecido bastante oscuras, aunque un poco simples. Más que apropiadas para este relato, sin lugar a dudas. Por cierto, sobre la traducción de Mercedes Guhl: roza la perfección, aunque le faltaron un par de frases para alcanzarla en su totalidad. El Nido ha sido la segunda novela publicada por Océano Gran Travesía que he leído y espero que no sea la última, porque es una editorial diferente que realmente merece la pena descubrir.

Nota: cuatro de cinco

2 comentarios:

  1. Tiene buena pinta y que trate de psicología me atrae, pero la verdad es que tengo muchos pendientes y no sé si llegaré a leerlo. Entiendo lo que dices, yo hay veces que cierro un libro y pienso "¿me ha gustado o no? ¿lo he disfrutado o no? ¿lo recomiendo o no?" jajaja
    Me quedo por aquí :) Saludos desde th3readersdiary.blogspot.com

    ResponderEliminar
  2. Hola!
    Cuando he empezado a leer que el autor no ha profundizado mucho en los personajes me he tirado para atrás, pero poco a poco la reseña ha ido mejorando.
    No he leído casi nada de psicología y me parece interesantísimo hacerlo. No descarto empezar con él!
    Besos <3

    ResponderEliminar

Espero que el contenido de esta entrada te haya parecido interesante. Por favor, sé respetuos@ con los demás lectores y no hagas spoilers de ningún libro. Recuerda que los comentarios no son un tablón publicitario. Gracias.